logo

¿Vocación herida?

La fotografía miente siempre, miente por instinto, miente porque su naturaleza no le deja hacer otra cosa”.
Joan Fontcuberta, fotógrafo.
Aprendí que la fotografía es mentira. Lo que fotografías no es la realidad. Es una representación de la realidad. Un vano intento de aprehender la realida. El oficio de fotógrafo está acabado”.
Siqui Sánchez, fotógrafo.

Éstas son afirmaciones  que, a priori, me duelen en el alma, seguro que habrá muchos otros fotógrafos que piensen o afirmen lo mismo, así que no penséis que los he elegido por una cuestión personal.

Joan Fontcuberta supo ser en su momento (década de los 80) un hábil importador de las tendencias y nuevos conceptos fotográficos que surgían en Estados Unidos. Todo su trabajo se ha basado en cuestionar la naturalidad de la fotografía y en poner en tela de juicio la objetividad de la imagen con el fin obsesivo de intentar demostrar que la fotografía miente, una postura bastante coherente para quien desde la cuna mamó el mundo de la publicidad: supo crear su propio personaje artístico, difundirlo, explotarlo, venderlo y vivir de él hasta el día de hoy.

Lo de Siqui –entrevistado en La Contra de La Vanguardia este pasado mes de julio- me sorprendió más –tanto, que me ha impulsado a escribir este post-, quizás porque, erróneamente, lo tenía encuadrado en el mundo del fotoperiodismo.

Así que, para evitar confusiones, susceptibilidades o tremendas heridas abiertas, propongo que todos aquellos que nos consideramos fotoperiodistas utilicemos este término y “desterremos” el de fotógrafo en aras de crear una clara diferenciación con funciones didácticas y pedagógicas. Doy por sobreentendido que ser fotoperiodista implica trabajar y actuar en coherencia con el Código Deontológico del Periodista.

“Cuando hice la exposición en el Museo de Arte Moderno en el 46, Capa, que era muy cuidadoso me dijo: no debes tener la etiqueta de fotógrafo surrealista. Toda mi formación fue el surrealismo. Y aún me siento muy surrealista pero él me dijo que si te etiquetan de surrealista no vas a llegar más lejos, que no te harán un encargo y que serás como una planta de invernadero. Olvídalo, haz lo que te de la gana, pero la etiqueta debe ser fotoperiodista. Y Capa era extremadamente coherente así que no volví a mencionar el surrealismo, ésa es mi pasión privada.” Henri Cartier-Bresson

Desde 1992 han muerto 73 fotoperiodistas, todos ellos arriesgaron y perdieron sus vidas para que el resto del mundo tuviera conocimiento de determinados hechos. Tenemos la érronea idea de que sólo se muere en los conflictos armados: 34 de ellos murieron asesinados por ser curiosos o testigos indiscretos.

A todos ellos mi más sincera admiración y respeto.

Cuando en plena crisis y revolución digital todo el mundo pretende vernos desaparecer, sigo afirmando que la credibilidad es y será nuestra única arma de subsistencia. La honestidad para con nosotros mismos y con nuestro trabajo será la llave del futuro por muy digital que éste sea. Pero para ello no debemos olvidar de dónde venimos y todo el camino que miles de compañeros –conocidos y desconocidos- trazaron con anterioridad a nosotros.

Os recomiendo “Requiem par les photographes morts au Viêtnam et en Indochine” (Ed. Random House), una recopilación a cargo de Horst Faas y Tim Page de imagenes realizadas por 135 fotoperiodistas muertos durante los conflictos del sureste asiático. He elegido alguna de Henri Huet que murió en Laos (1971) junto a otros tres fotoperiodistas (Larry Burrows, Ken Potter y Keizaburo Shimamoto) cuando el helicóptero en el que viajaban fue derribado por las tropas sud-vietnamitas.

Fotografiar es poner la cabeza, el ojo y el corazón en el mismo punto de mira. Es una manera de vivir”.
Henri Cartier-Bresson

 

  • Share

17 respuestas

  1. Roser, d’acord amb tot el que dius tú i amb veu de Bresson.
    No acabaràn amb el periodisme sigui gràfic o d’altre mena.
    Salut, Pere

  2. Gracias por esas reflexiones. Siqui, aunque probablemente él lo explicará mejor, es un fotógrafo difícil de etiquetar. Hace de todo y lo hace todo bien. Cuando le conocí había hecho algunos reportajes sobre bandas latinas en Nueva York, pero su último trabajo, el que le llevó a la Contra, es una vuelta al mundo en búsqueda de excusados curiosos. Curiosamente, fue discípulo de Fontcuberta. Un abrazo

  3. D’acord completament amb el que dius…
    Parlar de mentides és recurrent en l’art
    en general, pero no escolliria precisament
    la fotografia per recolçar aquesta afirmació.
    Potser si parlessim d’un Helmut Newton ja
    seria un altra cosa.

  4. Si en algo concuerdo en lo que plantea, es que la fotografía miente; pero todo depende según su uso e intensión. La fotografía simplemente presenta una minúscula instantánea del tiempo, sin pasado y sin futuro, sin una historia que sustente ese minúsculo instante; a no ser que se aborde con palabras o la vivencia del hecho.
    Todo en la fotografía lleva una intensión: su cromado, el macro, la panorámica, el enfocado, etc. Hay todo un mensaje predispuesto. La historia del pasado y el futuro es lo que sustenta la veracidad de la instantánea.
    Las tres fotos mostradas en esta entrada tienen su introducción: el conflicto en Indochina; la invasión norteamericana en Viet Nam y las masacres que cometieron… aunque finalmente se retiraron con la cabeza baja militarmente para entrar en la guerra fría.
    Una guerra fría que hoy en día continúa contra Cuba y su proceso socialita. Una guerra que se sustenta por la financiación de la contrarrevolución en la Isla (muy sonado últimamente por el fatídico accidente provocado por Carromero_del PP), donde hasta embajadas europeas se prestan al juego yanqui de la subversión. También se sustenta en la manipulación de la realidad cubana en los medios de “comunicación” al respaldo de las políticas colonizadoras del imperialismo y de respaldo a todo el fardo criminal se salió corriendo pa’Miami en 1959 y 1960.
    Pero, esta política, también se sustenta en un criminal bloqueo económico genocida, el cual lleva como objetivo sofocar al pueblo cubano dentro de las carencias y necesidades y después poner la propaganda mercenaria y yanquicida en función de adjudicar dichas carencias a las gestiones del gobierno de la Isla.
    Su entrada en la etiqueta “Galerías”, presenta un artículo de opinión publicado en 1999 (Cuba: Apuntes), donde pone la fotografía en esa función manipuladora de la realidad cubana, sin pasado y sin futuro, y donde toda palabra en dicho artículo lleva la misma intención de los argumentos proyanquis o de la burguesía de extrema derecha PePera del Estado Español.
    No veo una foto ni una palabra acusando al máximo culpable de las realidades que vivencias los cubanos hoy en día.
    Sin embargo, en Cuba hay tantas necesidades como fuerza moral solidaria con los pueblos de este mundo.
    ¿Por qué no fotografíar a los médicos, maestros y asesores culturales que cumplen misión internacionalista en los pueblos del tercer mundo?… incluso a los asesores que han puesto en práctica el programa de alfabetización “Yo sí puedo” en Sevilla (España). En un país del primer mundo donde aún hay analfabetos.
    ¿Por qué no fotografíar las manifestaciones de apoyo a la Revolución por el pueblo cubano en cada 1ro de enero, 1ro de mayo, 26 de julio y demás efemérides que ameritan la concentración de los millones de cubanos de la Isla (aun conviviendo con carencias)? ¿Por qué no fotografíar el desarrollo de la Isla muy a pesar de las políticas extraterritoriales de EUA y de la Unión Europea contra Cuba? ¿Por qué fotografías la vida del cubano en blanco y negro, cuando hay tantas conquistas de beneficios sociales (que no las hay en países del primer mundo) y que hacen la vida del cubano llena de colores?
    Esa “realidad” que quizo mostrar con sus instantáneas en blanco y negro, con esa “minúscula” intención de mostrar sólo la parte colonial de La Habana, como si fuera la realidad de toda una Isla; no es sólo la Cuba que usted desea que otros miren, es la Cuba que los enemigos de la Revolución quieren que el mundo mire.
    Aquí se cumple los argumentos expuestos por Joan Fontcuberta y Siqui Sánchez: “la fotografía es una mentira.”
    Siento una gran pena (como también verguenza ajena) que las instantáneas de Henri Huet llevan una carga de acusación contra la barbarie y de sensibilidad al dolor de esos habitantes invadidos y usted esconda otra barbarie que se lleva a cabo por los mismos culpables: el imperialismo.

  5. M’agrada molt, Roser. Ja sé que és un esforç mantenir un blog, però val la pena quan es fa amb criteri i deontologia professional. Una abraçada,
    Roger

  6. La cita ultima de Henri Cartier-Bresson lo dice todo
    Muy buen post Roser es para ponerse a pensar….ante un incidente que te encuentres ¿que hacer? Encuadrar y disparar o apagar la camara y ayudar. Bueno tus reflexiones muy buenas Un saludo

    • Bueno Ramón, dependerá del incidente, unas veces podrás tomar una foto y ayudar, otras no. En todo caso, lo que sí tengo claro es que una vida siempre está por encima de cualquier fotografia. Lo bueno y lo malo de nuestra profesión es que cada momento es diferente y no hay patrones estrictos a los que poder acogerse. Ese es el encanto, hay que estar siempre alerta…

  7. Volver a leer la frase de Joan Fontcuberta, me resulta un ejercicio magnifico de manipulación del que es realmente maestro. O acaso sus experiencias fotográficas no son la mentira que el defiende. Y por lo que constato, transmite también a sus alumnos, siendo su teoría la verdad absoluta ? La fotografía es una técnica y quienes le ponen alma, son los fotógrafos. Y los sentimientos encontrados que nos produce la capacidad de retener ese instante y convertirlo en historia, en información, en lucha, en estética, en arte, hace que nos ubiquemos en el lugar donde nuestro yo se siente más pleno. El fotoperiodismo no está acabado. Esta pasando una crisis por que es parte importante de una sociedad que se comunica y se informa. Y si se mira hacía atrás, han pasado ya muchas crisis, pero son de formulas de trabajo, de tecnicas de impresión o de tecnicas fotográficas . Hemos pasado en poco tiempo de las rotativas al internet. Pero no hay crisis de fotoperiodistas. Convertir en profesión la utilización de tus energías para ser el trasmisor de una realidad que estas viviendo o que has buscado, ser capaz de informar de las realidades que nos ocultan, es una profesión que nunca desaparecerá. Pero sí que cada día será más difícil ejercerla.
    Hay algunos que opinan que la fotografía miente, será por que tienen miedo a la realidad pura y dura, o es una pose intelectual muy rentable.
    Hay otros que quieren encontrar en la fotografía algo que deben buscar en sí mismos y darse cuenta que lo que le enseñaron no siempre es la verdad que necesita. Esto lo aprendimos duramente en las escuelas franquistas. Lo que si queda muy claro es que en fotoperiodismo hay mucho trabajo por hacer, por que el mundo es contradictorio y esta en constante cambio, Hay que dejar constancia de lo que sucede en nuestra sociedad día tras día. Este es el trabajo del fotoperiodista.

  8. Voy a hacer un salto a este discurso del fotoperiodismo y darle un sentido trascendente. El fotoperiodismo tiene el poder del aquí y del ahora, del PRESENTE.
    Que es nuestra vida sino los instantes del presente, de cada paso que damos, y eso es la vida, La vida no es el pasado, ni el futuro, ni las mentiras, eso son elucubraciones de la mente. La mente, que trabaja sola, y crea absurdos como las palabras de Fontcuberta,  o lo que es lo mismo, vivir del momio, del cuento, de la mentira.
    El fotoperiodismo es ese PRESENTE  preciso que capta la cámara,  y se convierte en el mismo momento en que el ojo del observador mira, en presente.
    Que hay más trascendente que el PRESENTE, nada. Porque es lo único que tenemos y somos. Que hay más trascendente  que la imagen de un instante del PRESENTE, cuando es mirada por el ojo del observador, nada, y que es lo más trascendente, la realidad de la imagen, el presente mismo.

  9. Hola Roser, me alegra saber de ti, besos.
    Comparto tu criterio y también el de los demás en este blog. Quizás todo lo que señalemos aquí es agua sobre mojado pero bien vale la pena repetir si la digestión puede ser buena.
    Cuando pienso en “la fotografía” me vienen muchas teorías pero a menudo prevalece una herramienta muy conocida, el Hacha. Con ella cortamos la madera, nos servimos de leña y utensilios para construir nuestras casas y proteger nuestras familias pero también nos sirve para cortar cabezas humanas, cuando la ira nos ciega en nombre de la “verdad o la justicia”, cuestiones muy relativas dependiendo de las diferentes culturas, religiones y políticas totalitarias.
    No debemos culpar a una herramienta por nuestra tendencia política, o nuestra arrogancia e ignorancia en la política. No es la fotografía la que nos hace ser, somos así.
    La fotografía tiene un solo Nombre pero quien la define dentro de esa gran amalgama de servidumbre a los “humanos” es su realizador. Aunque tratemos de reflejar “la realidad” estamos mostrando realmente, un pedacito de nosotros mismos y cuando opinamos sobre ella, también nos reflejamos de cierta manera en esas palabras. Recuerdo a menudo una expresión de José Martí: “el arte es el hombre escapado de sí mismo”.
    Este poeta cubano fue muerto en combate en Cuba como oficial en el ejército libertador en la guerra contra la Colonia del Reino de España en 1898.
    Saludos, ney.

    • ¡Hola Ney! ¡Qué alegrón! Pensé que te habías perdido… ¿por dónde andas? Espero que estéis todos bien, si estás por aquí cerca me encantará quedar contigo y tomar un “cafesito”, o dos, o tres…
      ¡Muchos besos a todos!

  10. Hola, Roser. Salvando las distancias, te cuento una anécdota reciente: hemos hecho este verano un pequeño concurso de fotos entre amigos. Algunos de ellos, que no entienden de fotografía ( o sea, como el público en general) no han querido votar la mía justamente porque era buena, y dieron por supuesto que estaba trucada con Photoshop!!!
    Ya no nos creen. Tenemos un problema

    • ¡Hola Elena! Tienes razón, tenemos un gran problema, y lo único que se me ocurre es que hay una gran labor didáctica por realizar, día a día, como una gota malaya, todos al unísono, sin excepción y sin hacer trampas. El ejemplo que pones es muy representativo del punto de decadencia al que -sin querer- hemos llegado.

  11. “Una fotografía no es una piedra”

    Que una fotografía no es la realidad es una obviedad, y querer demostrarlo reiteradamente una actividad pueril. Y querer demostrarlo a costa de denostar a quienes
    con su trabajo creen que la fotografía si puede ser un testimonio de la realidad, si puede revelar verdades, si puede denunciar injusticias, si puede documentar hechos históricos y cotidianos, me parece una maldad malintencionada. Los que si creemos que la fotografía puede ser testimonio de la realidad, no somos tan pueriles de no saber que una fotografía también puede mentir, también puede manipular y también puede esconder la realidad. A fin de cuentas la fotografía es lenguaje y como tal también puede manipular y mentir, pero es trabajo de cada uno ganarse la credibilidad. Por eso, querer demostrar reiteradamente que “todas” las fotografías manipulan y mienten, me parece una maldad malintencionada.

    Siempre me ha dejado perplejo que un discurso tan obvio, haya calado tan profundamente en ciertos sectores fotográficos, y me ha deja aún mas perplejo que sea el armazón de la obra de galardonados y cotizados fotógrafos.

  12. Roser, sobre tu comentario “Así que, para evitar confusiones, susceptibilidades o tremendas heridas abiertas, propongo que todos aquellos que nos consideramos fotoperiodistas utilicemos este término y “desterremos” el de fotógrafo en aras de crear una clara diferenciación con funciones didácticas y pedagógicas”, debo aclararte que en el “colectivo” de fotógrafos existimos los que trabajamos la ciencia y la evidencia. Entiendo tu militancia y comparto el rechazo hacia los payasos del circo fotográfico, tampoco quiero que me identifiquen con ellos ni con los “artistas”, y también tenemos un código deontológico, el mismo que puede tener un zapatero (no hablo de Rodríguez) honrado o cualquier otro trabajador de cualquier sector productivo, aunque acabo de enterarme que por trabajar en el sector público pertenezco a la clase “no contribuyente”, sin que por ello vaya a perder mi identidad como humano comprometido con la cultura y la libertad.

    Salud

    Jose Bueno

  13. Olvidé una cosita. ¿Alguien conoce la expresión “pincel de la naturaleza”? o esta otra: “Un descubrimiento (no invento) mediante el cual la naturaleza se reproduce a sí misma”, o algo parecido. La fotografía es un medio de expresión gráfica que intenta reproducir un sentido, el sentido de la vista. Como los seres humanos tenemos el defecto de pensar y sentir, la imagen transportada, fotográfica o no, nos suele provocar sentimientos y estimular el pensamiento. Si se consigue refrescar un sentimiento o abrir una reflexión, es fotografía. Y por si no se sabe, los sentimientos modelan los pensamientos. O algo así.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>